fbpx

Cómo ayudar a nuestros padres en su divorcio si eres adulto

El divorcio de nuestros padres seamos o no adultos nos cambia la vida a todos. Quizás te estés preguntando qué hacer o cómo ayudar a nuestros padres en su divorcio. Por eso, te dejo en este artículo algunas claves que considero imprescindibles a la hora de apoyar a nuestros padres en su proceso de divorcio.

Como te decía al inicio del texto, realmente el hecho de si somos niños o ya somos más mayorcitos a la hora de enfrentarnos a este suceso no es tan importante, pues realmente el divorcio de unos padres no es nada fácil para nadie en ningún momento de su vida.

Solemos pensar que al ser algo habitual o ya que somos más mayores, quizás independientes, la ruptura de nuestros padres, no “debería” suponer un gran trauma. Y vale, realmente vamos a poder hacerle frente sin mucho problema. Pero que lo hagamos de una manera sana y que realmente les ayude a ellos y nos mantenga a nosotros unidos a ambos progenitores no siempre es posible y va a depender de como actuemos o respondamos. 

Para nosotros los adultos no solo es la ruptura de unos padres, sino que se junta la preocupación que sentimos por ellos y también por su futuro, que a partir del divorcio será totalmente incierto para ambas partes.

Y aquí la cuestión es: ¿Qué podemos hacer? Te doy algunas ideas…

Cómo ayudar a nuestros padres en su divorcio si eres adulto. Foto de Marisa Howenstine para Unsplash.

Ideas para ayudar a nuestros padres en su divorcio:

  • Admite y gestiona todas las emociones que estás sintiendo: Puede que pienses que si eres adulto no deberías estar triste o enfadado por la ruptura de tus padres, pero esto no es así. Es normal y sano que sientas incredulidad, enfado o miedo por su futuro.  

Lo ideal sería que pudiéramos detectar esas emociones para así poder admitirlas y permitirnoslas para luego poder gestionarlas. 

  • No te posiciones: Mantente lo más neutral posible. Esto en general suele ser muy complicado, ya que siendo adultos veremos claramente cuando uno de los dos creemos que está más desprotegido y tendemos a prestarle más apoyo.  

Sin embargo, esta postura donde nos inclinamos hacia un progenitor más que al otro, nos posiciona de alguna manera aunque no lo queramos. Y esto puede terminar en una posible dependencia de este progenitor al que más nos acercamos y un alejamiento e incluso enfado del otro progenitor. Sin saber muy bien cómo de repente todo se convirtió en dos bandos.

  • Aprende a repartir el tiempo con ambos: Es importante que puedas pasar el mismo tiempo con ambos sin que esto suponga un drama. 

Para ello puedes crear nuevas rutinas, rituales, festividades diferentes para cada uno. Es importante que noten que ambos te siguen teniendo como hijo y que siguen teniendo la posibilidad de compartir tiempo contigo. 

  • Corta la crítica: Corta con aquellas conversaciones donde un progenitor dice cosas del otro. Esto ocurre cuando un progenitor, sin ningún interés de inicio, nos explica algo que está ocurriendo en la separación buscando nuestra aprobación y nuestro apoyo. 

Esta situación que parece que es solo para apoyar y escuchar a uno de nuestros padres, lo que suele conseguir es separarnos de nuestro otro progenitor. Y, por tanto, es muy normal que nos enfade que uno critique al otro y viceversa.

Foto: Phillip Goldsberry para Unsplash. Cómo ayudar a nuestros padres en su divorcio si eres adulto

Nuestra labor es intentar crear un espacio en la ruptura donde ambos se puedan separar con las mayores garantías.

  • No busques culpables o una razón a la decisión: Buscar a quien tuvo la culpa por la separación no es nuestro trabajo como hijos. Tenemos que comprender y valorar lo que nuestros padres han decidido.

Seguro que les ha costado mucho tomar esta decisión. Tenemos que entender que aunque sea así, nuestra labor es intentar crear un espacio en la ruptura donde ambos se puedan separar con las mayores garantías. 

  • Apoya su decisión: Suele ayudar mucho a nuestros padres saber que los estamos apoyando y los comprendemos en esta situación. 

Nuestra tarea es comprender que ellos ya son adultos y que, aunque a nosotros nos duela, o nos parezca algo no adecuado, es algo que ellos tienen derecho a hacer aunque nos de miedo que es lo que les va a pasar de aquí en adelante en esta nueva etapa de sus vidas. 

Espero que estas claves te ayuden a saber cómo actuar ante el divorcio de tus padres. Como te he comentado desde el principio, sé que no es una situación fácil para nosotros sus hijos e hijas, tengamos la edad que tengamos, pero sí que podemos convertirlo en un proceso sano que nos permita seguir siendo una familia unida, ¿no lo crees? Me encantaría leer tu opinión en los comentarios.

Fátima Gallardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.