fbpx

En tu convenio regulador ¿Tienes miedo a que se aprovechen de ti o te den «gato por liebre»?

Si estás a punto de empezar un proceso de divorcio lo más seguro es que te preocupen muchísimas cosas. Tienes miedo a que te engañen o que se aprovechen de ti. Tienes miles de dudas sobre los papeleos que hay que hacer  o simplemente estás 100% convencida de que quieres tener un divorcio sano para que tus hijos salgan lo mejor parados posible y sufran lo mínimo, pero sinceramente no sabes como hacerlo. Así que por eso hoy vamos a hablar de ello…

En este artículo vamos a explicar algo muy sencillo, pero imprescindible en un proceso de separación o divorcio con hijos, que además es algo que a la mayoría nos causa mucho respeto. Ya verás que no tienes que tenerle miedo a este proceso. Al terminar este artículo, vas a resolver todas tus dudas y pensarás que nadie va a darte «gato por libre» en tu divorcio. Y que conste que esto no solo nos sirve si estamos pasando por ello, sino que también nos sirve si somos hermanas o amigas de alguna persona que lo esté sufriendo, a quien podremos ayudar. 

Qué es el convenio regulador

Quizás lo conozcas con otros nombres: “regulaciones paternofiliales”, o “convenio regulador de mutuo acuerdo”.

Pero… ¿Sabes realmente qué es eso? ¿Para qué sirve este convenio? ¿Es necesario hacerlo o es opcional?

El convenio regulador es el documento que pacta las normas o el funcionamiento de la familia, sobre todo de los padres y madres con respecto a sus hijos tras un proceso de separación o divorcio. Es decir, el convenio regulador es el documento donde explica cómo vamos a realizar el cuidado de los menores, con quién van a vivir y además en donde se expresa toda la información sobre las pensiones para los menores. Así que sí, si estás pensando en divorciarte y tienes hijos, este es un documento imprescindible. 

Convenios reguladores en procesos de mutuo acuerdo

Los convenios reguladores en procesos de mutuo acuerdo son aquellos en los que ambos progenitores, papás y mamás, estamos de acuerdo en llevar el proceso de la mejor manera posible con el mínimo litigio o pelea. En definitiva es un documento que ambos progenitores acordamos de manera voluntaria y de mutuo acuerdo.

En cambio en el caso de que ambos progenitores no tengamos elementos en común y todo se convierte en una pelea, lo que sucede es que el proceso se convierte en algo que los abogados llaman contencioso y, por lo tanto, será el juez quien establezca estas medidas que tendremos que seguir. 

Qué incluye un convenio regulador  

El documento del convenio regulador siempre va a recoger los mismos aspectos: cuidado de los hijos, guarda y custodia,  ejercicio de la patria potestad, régimen de visitas, comunicación y estancia, gastos de mantenimiento de los menores, la disolución del régimen económico del matrimonio, el uso de la vivienda, etc. 

En este sentido si quieres hacer un buen convenio regulador para tus hijos, no te olvides de acordar con tu expareja los siguientes apartados: 

  • Guarda y custodia: En este apartado se decide quien se encarga del cuidado del cuidado de los menores. Puede ser realizada principalmente por un progenitor, que es lo que llamamos custodia monoparental o por ambos progenitores cuando la custodia es compartida. 

No debemos confundir guarda y custodia con la patria potestad, ya que esta última figura la seguimos manteniendo ambos padres tras la separación sea cual sea la custodia.

¿Tienes miedo a que se aprovechen de ti o te den «gato por liebre» en tu convenio regulador?

– Seguramente te ayude a entender la diferencia 

entre guarda y custodia y patria potestad.

Seguramente te ayude más a entender la diferencia pensar que la guarda y custodia serían las decisiones de cuidado diarias de los menores, las pequeñas decisiones de cada día y que la patria potestad son las grandes decisiones que tenemos que tomar ambos padres sea cual sea la custodia. 

  • Tiempos de cuidado de los menores: Son los tiempos que se establecen para el cuidado de los menores dependiendo sobre todo del tipo de custodia. 

Si hablamos de una custodia monoparental, un progenitor es el cuidador principal y se establecerá un régimen de visitas y comunicaciones, que puede disfrutar el progenitor no custodio (progenitor al que no se le asigne la guarda y custodia).

Pero si la custodia es compartida, en este apartado se establecerán los tiempos de cuidado que pasará el menor con ambos progenitores. Este tiempo siempre se intentará que sea equilibrado. 

  •  La pensión de alimentos de los menores: En el caso de las custodias monoparentales se establecerá en este documento cual es la cuantía económica que el progenitor no custodio entregará para la manutención del menor

En el caso de las custodias compartidas no se suelen establecer pensión de alimentos aunque si es necesario o se ve oportuno según la realidad familiar se podría proponer y sería aceptado. 

  • Uso de vivienda. Seguro que oirás hablar de este apartado como atribución del uso de la vivienda familiar y esta será priorizada para el cuidado de los menores. 
  • El régimen económico: Cuando proceda, se liquida o se regula la parte económica que le corresponde a cada cónyuge. 
  • La pensión compensatoria: Si se considera adecuado se establece cuando uno de los cónyuges sufra un desequilibrio económico a causa del divorcio.

– El convenio regulador es necesario 

que lo presente el abogado ante el juez.

Este documento es necesario que lo presente un abogado ante el juez para que este lo ratifique o apruebe. Pero es verdad que para redactarlo podemos acudir a un mediador, que es la figura profesional que tiene como objetivo ayudarnos a que nosotros los progenitores podamos negociar y acordar lo que más nos interese en nuestro caso. Pudiéndose pararse a pensar que es lo que más nos conviene y valorando pros y contras.

También existe la opción de pedirle directamente a un abogado que gestione todo el proceso de nuestro convenio regulador. Pero este perfil profesional no tiene como objetivo pararse a promover acuerdos o mediar, sino que más bien suelen utilizar acuerdos establecidos. Y por lo tanto, no tan personalizados o a la medida de cada situación en concreto.

Finalmente, tras la presentación por parte del abogado ante el juez de nuestro convenio, este lo aprobará. Y si viese algo que cree que puede perjudicar gravemente al menor o a alguno de los cónyuges,  promoverá para que hagamos los cambios oportunos. 

¿Y ahora? ¿A que ya sabes cuales son los puntos que vas a negociar en tu convenio regulador? Ya no vas a pensar que nadie te va a dar «gato por liebre»  o se va a aprovechar de ti. 

Fátima Gallardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.