Recetas mágicas para parejas: Hablar, hablamos… pero a gritos!!!

Esta podría se una conversación típica y estereotipada:

  • Ella: Cariño ya no me dices que me quieres.
  • Él: Pero si sabes que te quiero, para que te lo voy a repetir
  • Ella: Pues, por que si no me lo dices, no siento que me quieras.
Foto de Asdrubal luna en Unsplash. Comunicación en la pareja.

Foto de Asdrubal luna en Unsplash.

¿Te suena esta conversación? Yo creo que es una de las conversaciones más típicas que tienen las parejas cuando llevan un tiempo juntas.

Y si lo pensamos bien podemos decir que esta pareja habla, pero se entienden fatal.

Y en este caso, él puede pensar que realmente esto  es así, que la quiere y que ella debería saberlo. Pero le habla desde su cabeza con la razón, directamente al corazón de ella. Ella, que pide a gritos que le hablen en otro idioma por que este de la razón no lo entiende.

Mejora tú comunicación en la pareja

Y esto es lo que pasa cuando no podemos dejar de hablar con nuestra pareja sin recriminarnos algo, cuando todo nos molesta y no somos capaces de terminar una conversación sin chillarnos. Que hablamos idiomas diferentes.

Por lo que uno de los fallos de comunicación, es hablar desde la cabeza al corazón y viceversa. Y ambos lenguajes son válidos, pero no se entienden entre ellos. Hay que aprender el idioma del otro, o estamos destinados a frustrarnos y estar en la continua recriminación hasta el fin de los finales…

Pero ¿como hacemos para aprender a comunicarnos mejor y dejar de tener peleas en casa? ¿A que parece que siempre dicutís por lo mismo?

Nuestro ejercicio de hoy es que detectes los temas más calientes que os hacen estallar. Y una vez los tengas detectados , elige uno. Uno solo, que te gustaría negociar con tu pareja. Tienes que ser sincera y realista. No podemos pretender que el otro haga todo lo que nosotros le decimos a nuestra manera. Con esta idea, nos podemos sentar con nuestra pareja e ir explicándonos por que es tan importante para nosotros. Y llegar a negociar que cosas si podemos hacer y cuales no. Si no llegáis un acuerdo en ese aspecto busca otro que sea importante para ti.

¿A que parece que siempre dicutís por lo mismo?

Un segundo paso del ejercicio seria cambiar las formas en que les hacemos esa demanda de las que hemos hablado. Buscar un momento en el que esteis a solas, aunque sea de pie en la cocina. Y haz tu demanda de una forma tranquila. Esfuérzate en cuidar a tu pareja.

Seguro que por muy enfadada y cansada que estés a tu jefe no le chillas así. Entonces, por que hablas mal a una de las personas que más quieres. Así, que aunque sea forzado, dile las cosas de forma tranquila. Ya ira saliendo solo. Además, ¿a que a ti te apetece hacerlas más las cosas que te dice tu pareja, cuando te lo dice de buenas, que cuando te lo dice a gritos?.

¿Qué te parece el ejercicio? Deja tu comentario.

Si tienes cualquier duda y quieres contactar no dudes en consultarnos.

Fátima Gallardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.